| Contacto | Mapa Web | Ayuda
martes, 27 de junio de 2017
 
CIUDAD

MONTE ARABÍ

  “La altura de su cumbre, lo agreste de sus hondonadas, y lo imponente de sus cinglas desgajadas, rotas y llenas de cavidades y abrigos, hubieron de llamar la atención de los primitivos, y fueron sus lomas suaves, asiento de pueblos, y sus rocas, lugar de santuarios, y sus cinglas, atalayas magnificas y puntos de segura defensa.”  Cayetano de Mergelina, 1922

El Arabí aparece como una gran estructura pétrea que –como alguien dijo en cierta ocasión- recuerda a una descomunal esfinge a la que se ha desprovisto de cabeza. Esta mole de roca, si bien no resulta muy grande, destaca sobre el entorno de forma característica.


El paisaje es de una gran belleza y singularidad. Abundan las biocalcarenitas con intercalaciones de un mineral de cuarzo llamado “jacinto de Compostela”. Pero quizá lo más apreciable sean los fenómenos erosivos que han provocado la formación de grandes bloques redondeados, huecos, cuevas, abrigos, y enormes superficies de “panales” o alvéolos en las paredes rocosas de las biocalcarenitas.


El interés arqueológico de la zona es indudable. Se encuentran materiales y representaciones artísticas entre las que destacan los abrigos pictóricos de la Cueva del Mediodía y Cantos de Visera I y II, igualmente son de destacar las insculturas denominadas cazoletas y petroglifos, cuyo significado exacto se desconoce.

 

Las numerosas leyendas de este monte, plasmadas a nivel popular y en las fuentes escritas forman parte inseparable de este espacio.


El dosel vegetal está dominado por el pino carrasco (Pinus halepensis), que se encuentra por todo el monte. Todavía se encuentran encinas, sobre todo en umbrías, a las que acompañan numerosas especies de flora, algunas de ellas endémicas.


Otro de los aspectos interesantes del Arabí es la abundancia y variada fauna que alberga. Además de numerosos invertebrados, reptiles y mamíferos, el paraje sobresale por la elevada riqueza ornítica que cobija, siendo probablemente una de las zonas con mayor diversidad de aves de todo el Altiplano Jumilla-Yecla.

Ficha Técnica

  • Localización: NW de la ciudad de Yecla.
  • Superficie aproximada: 650 Ha.
  • Altitud: 750-1065 m. s. n. m.
  • Régimen de protección: Bien de Interés Cultural. En diciembre de 1988, la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad al Arte Rupestre del Arco Mediterráneo Español, arco que incluye las pinturas rupestres del Monte Arabí. En marzo  de 2016 fue declarado Espacio Natural Protegido con la categoría de Monumento Natural. 
  • Autoridad administrativa: Excmo. Ayuntamiento de Yecla. Algunas zonas son de propiedad particular.
  • Relieve: Gigantesca mole de roca, donde la erosión ha formado cuevas, abrigos y panales.
  • Vegetación: Bosque de pinos carrascos, con algunas encinas y numerosas especies de flora, tales como coscoja, sabina negral, madroño, efedra, espino negro, jara blanca.
  • Fauna: Numerosas especies de vertebrados e invertebrados. Destacan el escarabajo ergates faber, lagartija colirroja, salamanquesa común, culebra de herradura, gato montés, zorro, diversas especies de rapaces, córvidos, paloma zurita, roquero solitario, collalba negra, verdecillo y gorrión chillón.
  • Principales puntos de interés: Puerta de la Iglesia, Pozo de la Buitrera, Cueva de la Horadada, pinturas rupestres (Cueva del Mediodía y Cantos de la Visera I y II), cazoletas y petroglifos, Arabilejo (yacimiento arqueológico), Cueva del Tesoro.

Como llegar

  • Acceso: El acceso al monte se realiza por la Ctra. A-18 Yecla-Montealegre del Castillo, tomando a la izquierda un ancho camino de tierra a la altura del kilómetro 15. Tras 1,8 km. por esta pista se coge a la derecha un camino que pasa por la Casa de Vicente y que nos conducirá hasta el monte. También puede accederse por la MU-404 (Yecla-Fuenteálamo), desviándonos a la altura de la Casa Don Lucio.
  • Época aconsejada para la visita: Todo el año.

GALERÍA FOTOGRÁFICA

Ayuntamiento de Yecla, 2009. Reservados todos los derechos
Accesibilidad | Aviso Legal | Protección de Datos | Cofinanciación