Período de adaptación

Familia

El periodo de adaptación a la Escuela Infantil supone un cambio en la vida del niño y la niña. Ellos tienen “su lugar” dentro del ambiente familiar, que les hace sentirse seguros, y ahora entran a un espacio nuevo y desconocido.

El vínculo afectivo es una necesidad humana en esta primera edad, además de otras necesidades básicas como el alimento o la higiene.

A estas edades los pequeños no disponen de mecanismos suficientes, ni capacidad para entender qué sucede, ni dónde están cuando entran a espacios nuevos y con personas desconocidas.

El proceso de adaptación puede generar distintos cambios en los pequeños:

 Mayor dependencia afectiva de los padres.
 Cambios en la alimentación, en el sueño, algún retroceso en comportamientos ya superados…
 Disminución de la actividad o aumento de ésta, alguna conducta agresiva, mayor dependencia…
 Otros viven estos primeros días como si nada (por la novedad), tantas cosas atractivas les invitan a jugar. A veces es a los varios días cuando empiezan a llorar, cuando ya pasó la novedad.
 Los sentimientos de la familia, cómo viven esta separación: los temores, la inseguridad en el paso que han dado, la preocupación… se transmiten directamente a los pequeños.
 El éxito de este periodo depende de la confianza que los padres tengan en la Escuela y en sus educadoras.

¿Cómo podemos ayudarles en este proceso? 

INVITAMOS a las familias a participar directamente en la escuela para que vivan este proceso de separación. Vuestra colaboración va a ser muy importante.

Respetando las necesidades de los niños, y desde la seguridad que les proporciona su acompañante, empezarán a crear nuevos vínculos.

Para ellos es un proceso vivencial, personal y propio. Familias y educadora tendrán un papel de acompañamiento.

La actitud del adulto es importante. Si lo tiene abrazado o entre las piernas, le está transmitiendo que no se vaya de su lado.

Son los alumnos los que deciden cuando separarse de “su persona de referencia”, los que toman la decisión de hacerlo y el ritmo de separación.

Puede traer de casa algún objeto que les dé seguridad: peluche, chupete, mantita,…

Los adultos conversarán (educadora-familia) para que el niño observe que hay una relación entre su persona de apego y la educadora.

Durante este periodo está prohibido el uso del móvil, comentarios fuera de contexto, hablar en voz alta, hacer fotos o vídeos del proceso.

Las familias

Los niños y las niñas estarán acompañados por una persona de apego y confianza durante los primeros días de permanencia en la escuela (1 h.). Es conveniente que sea el mismo adulto durante todos esos días.

El objetivo es la exploración por parte del niño del nuevo espacio y los materiales. Ir creando vínculos poco a poco con la educadora. Estando su persona de referencia cerca.

Esos días los acompañantes deberán quedarse sentados en una zona reservada para ellos cercana a la puerta. Donde permanecerán todo el tiempo con el fin de que el niño tenga un referente.

Al cabo del tercer día (aproximadamente) la educadora invitará a salir del aula a cada persona de referencia, no todos a la vez. Dejarán en la silla algo conocido por el pequeño (chaqueta, bolso,…) y le dirán que van a salir (al aseo, a comprar el pan,…).

A los 5 minutos volverá a entrar, se sentará y acogerá al niño, dándole seguridad y confianza. Así progresivamente iremos ampliando el tiempo.

Dispondremos de un espacio acondicionado, para que los acompañantes puedan estar durante este tiempo fuera del aula.

Niños en escuela infantil

Las educadoras

La educadora organizará el aula con distintos materiales antes de que lleguen los niños y su familias. La finalidad es que al entrar los pequeños se animen a explorar los espacios del aula y utilizar los materiales.

Durante el primer día la educadora tiene un papel de facilitadora y mediadora, transmitiendo seguridad y confianza a las familias y sus pequeños. Es guía y acompañante.

A partir del segundo día, cuando las familias ocupan su espacio, la educadora estará sentada en un espacio de forma estable, con una actitud de disponibilidad corporal. Sentada a baja altura (alfombra, suelo, sillita infantil) y relajada. Su actitud será de espera para que sean los niños los que se acerquen a ella.

El momento decisivo va a ser la aceptación de las relaciones con la educadora. Cuando los alumnos la acepten como una interlocutora de sus juegos, cuando acepten su ayuda ante las pequeñas dificultades, la educadora va a pasar a ser su figura de referencia, a crear vínculos seguros.

En estos días la educadora va conociendo a cada uno de sus alumnos, los observa: si le gusta que lo coja en brazos, que juegue con él o con ella, con qué le gusta jugar, con quién juega, qué cosas elige, cómo reacciona según quien se le acerque…

Igualmente al alcance de la educadora habrá algunos materiales que sirvan como mediadores entre ambos: cuentos, marionetas, pañuelos, agua…

¿Cuánto puede durar?

Al formalizar la matrícula se os hace entrega de este folleto informativo.

En Junio tendremos una reunión, con los padres de nueva inscripción.

En septiembre tendremos una reunión, con todos los padres.

Una entrevista individual, a la que también puede acudir el niño.

Días de acompañamiento durante 6 días mínimo y dependiendo de la disponibilidad de cada familia, o el tiempo que necesite el pequeño.

Cuando el niño ya se queda, despedida relajada, sin prisas y siguiendo algunos rituales (colgar la chaqueta, dejar desayuno, acercarse y saludar a la educadora,…).

En ningún caso será la educadora la que quite al niño o la niña de los brazos de su persona de apego, deberá ser la persona de referencia la que decida que lo coja la educadora.

Después, llorar, pueden llorar, pero para nada será el llanto angustioso de la separación repentina. El niño ya ha creado un vinculo afectivo con la educadora.

LA RECOGIDA. No se puede entrar al aula, será una educadora la que saque al niño al pasillo, así evitaremos que el resto de los niños lloren al ver a otros adultos que le recuerdan a su persona de referencia.

¿Y los niños de RENOVACIÓN, que vienen del curso anterior?

Si siguen con la misma educadora, los primeros días estarán menos horas para no juntar tanto niño desde el primer día.

Si hay cambio de educadora lo harán como los niños nuevos.

Si se alarga este proceso más de la cuenta, la postura del acompañante será siempre sentado en su silla y sin intervenir en actuaciones entre los niños. Y estará en el aula el tiempo estipulado, máximo hasta las 10:00h (1 h).

Si alguna familia decide no participar en este acompañamiento, por una causa justificada, el niño hará su periodo de adaptación como hasta ahora: asistiendo en uno de los grupos y el tiempo recomendado por la educadora.

24/10/2022